Obra Don Guanella

INSTITUTO SAN JOSÉ    A-355

Nuestro fundador Don Luis Guanella, como modelo de pastor y educador, impregnó a sus instituciones de su espíritu peculiar y es, con ese espíritu, que se seleccionan y se aplican los métodos y normas pedagógicas que hacen a nuestro Proyecto Educativo.

Queriendo seguir sus huellas, tratamos de encontrar en el momento presente, la visión de quien desde su juventud entendió que el progreso de la humanidad no se sustenta solamente en los avances tecnológicos ni en el bienestar material sino que es necesario recorrer el camino del progreso humano que hace crecer a las personas en plenitud.

Es el deseo de los integrantes del actual Modelo de Gestión Laical que el presente sirva de guía y apoyo para el accionar diario de los actores institucionales en pos de la formación integral de las personas, asumiendo el mandato de Don Guanella:”Continúen la obra de la redención… hablando con el lenguaje de la caridad y con el calor del amor divino que late en el corazón”.

 

R.P. Eladio Adorno Orihuela S.C.

Responsable del Área Educativa

 

 

Desde 1929 educando con el corazón

Septiembre de 1928 el arribo de la Congregación Siervos de la Caridad a la Ciudad de Buenos Aires. Vienen a instalarse en unos terrenos ubicados sobre Avenida Emilio Castro que habían sido legados por Doña Urbana Sánches de Santojanni al Vicario General y Obispo Auxiliar de Buenos Aires quien confía la prosecución de la incipiente tarea a nuestra Obra, de la cual fue insigne bienhechor y admirador. Es así que en enero de 1929 se inaugura oficialmente el Instituto San José con escuela primaria y gratuita para niños internos y externos.

El instituto tuvo como primer director al Padre Francisco Rovida hasta la primavera de 1933 en que es sucedido por el Padre José Magnani. Sucedieron a estos pioneros otros sacerdotes que con su carisma y accionar dejaron abierto el camino que hoy se transita, a quienes recordamos en la memoria de los ya desaparecidos: Padre Carlos De Ambroggi, Padre Armando Budino, Padre Evaristo Santinelli, Padre Juan Carlos Rosinelli, Padre Pedro Calvi, Padre Felix Frontini, Padre Marino Tedeschi y Padre Felix Bordón, entre otros.

Los niños, encontraron en esta Casa “Pan y Paraíso”, como decía Don Guanella, pues junto a una educación cristiana, bajo un techo familiar, y con el necesario alimento, se ofrecía a los más grandecitos la posibilidad de aprender un oficio. Con este fin se montó la Escuela Gráfica “Don Guanella”, dirigida por técnicos especializados, donde se preparó un porvenir seguro y honesto a muchos jóvenes aprendices. Posteriormente, y con el mismo fin, se montó una carpintería.

En 1969 comienza a funcionar la Sección Técnica, que tiene como primer Rector al Padre Atilio Viegas, y que puede considerarse como un “aggiornamiento” de los grupos artesanos que frecuentaron el Instituto en las décadas del 30 al 60. A la especialidad eléctrica elegida para la orientación de los técnicos egresados se agregó a partir de 1989 la electrónica como nueva especialidad.

Desde su fundación, el instituto se propuso conseguir en los educandos la aceptación serena de la realidad – de si mismos, de los demás, del mundo y de la historia -, el descubrimiento de las actitudes personales y una preparación sólida para la propia misión. Como Comunidad Católica Guanelliana promueve desde entonces la familiaridad entre sus miembros, la atención personalizada y el servicio a los más necesitados de la comunidad.

La sensibilidad de un gran número de hombres y mujeres de buena voluntad y las expectativas de una muchedumbre de pobres inspira al Instituto a comprometerse en forma prioritaria a defender el valor y la trascendencia de la vida humana, a derribar los muros de la indiferencia levantados por el egoísmo y a difundir en el sentido de la gratitud que abre el corazón a la acogida de los otros como personas.